8 respuestas sobre la póliza de seguros

Fecha

Póliza

La Real Academia de la Lengua Española define la póliza como un documento cuya finalidad es justificar un contrato de algún tipo de negociación comercial. Este documento, además, sirve para recibir o cobrar una cuantía económica previamente pactada.

¿Qué es la póliza de seguros?

Conocido el concepto matriz, podemos empezar a desarrollar la acepción específica que nos concierne: póliza de seguros.

Como bien hemos sabido, es el documento jurídico escrito mediante el que se da validez legal a lo pactado por contrato entre asegurado, aseguradora y correduría de seguros. Esto, se realiza, siguiendo las estipulaciones del artículo 5 de la L.C.S (Ley de Contrato de Seguro). En ella quedan evidenciadas las condiciones legales estipuladas por las partes firmantes, y sus riesgos, sobre el titular:

  • El método de liquidación de las indemnizaciones pertinentes y del abono de las primas consensuadas.
  • Las obligaciones tanto de la compañía como de la correduría de seguros en el caso de existir algún tipo de incidencia o daño.
  • La definición de todos aquellos riesgos que se consideran asegurados y aquellos que no.

El carácter justificador del contrato mercantil firmado, al que se hace referencia en la definición, proviene del origen lingüístico de la palabra. En latín securus significa fácil, y en italiano polizza significa protección, la unión de los conceptos de origen se traduce como protección segura.

En la póliza de seguros podemos encontrar los siguientes datos: Número y reemplazo de la misma, vigencia del suplemento, duración, forma de pago, tomador, periodo del recibo inicial e importe del mismo, importe del recibo sucesivo, moneda y clave de la entidad, descripción general y condiciones particulares.

Tips para diferenciar póliza de seguros y contrato de seguros

En la Ley 50/1980, de octubre para la contratación del seguro, quedan reflejadas las notables diferencias existentes entre la póliza y el contrato de seguros. El contrato es el acuerdo entre partes que queda fijado en la póliza; en él, no se muestran detalles de las condiciones de contrato y además gracias a él, el interesado tiene un aval para que le otorgue la compañía en caso de incidencia.

En esta misma ley, si queremos desarrollar más la información vienen todos los fundamentos y características de ambos.

¿Cómo funciona la póliza de seguros?

La póliza funciona como una herramienta financiera, teniendo en cuenta las características acordadas y contratadas con la compañía y la correduría de seguros, podrás aprovechar en mayor o menor medida la protección y las ventajas que te han sido ofrecidas. Al tener este documento realizado, debes entender que tienes una garantía aseguradora para tus bienes e inmuebles, para tu bienestar, tu estabilidad económica y la de tu familia.

Es importante revisar y repasar los distintos conceptos que se comprenden en ella para poder hacer un uso correcto desde el inicio del pacto contractual. Una vez haya un incidente, percance o daño que debas tramitar con la compañía o correduría de seguros, ten en cuenta las siguientes definiciones que explicamos en el siguiente punto sobre los elementos de la póliza de seguros.

¿Cuáles son los elementos de la póliza de seguros?

Los elementos de la póliza de seguros son los desarrollados a continuación, y los que debes entender perfectamente para entender cómo funciona la póliza de seguros:

  • Asegurado

No siempre es la persona que ha contratado el seguro, puede ser diferente el contratante de la persona beneficiaria o asegurada. Esto puede suceder en seguros de salud o seguros de auto, que al fin y al cabo suelen ser contratados para familiares o compartidos.

  • Asegurador

Es la compañía aseguradora que oferta el seguro y que debe garantizar la protección del asegurado y su estabilidad, la que debe supervisar cómo funciona la póliza de seguros y quien debe asumir los cargos de los riesgos que la persona contratante ha pactado con ella a cambio del pago de la denominada prima de seguro.

  • Beneficiario

Así se conoce a las terceras personas que recibirán el servicio y la atención debido a que las coberturas contratadas se le hacen extensibles por medio de lo acordado entre asegurador y asegurado. Las coberturas pueden ser sobre su persona o sus bienes corporales o materiales.

  • Prima de seguro

Este término hace referencia a la cantidad económica, al dinero, a la cuantía monetaria que el interesado que ha contratado el seguro, en este caso tú, deberá abonar a la compañía cada determinado periodo de tiempo como se ha establecido según lo pactado previamente.

  • Siniestro de un seguro

El siniestro de un seguro es la situación o circunstancia dañino o perjudicial para nuestros intereses que habíamos previsto o antepuesto al establecer el contrato de seguro y para el que buscábamos protección por parte del mediador de seguros y de la compañía aseguradora. Es decir, el siniestro es el riesgo que por lo pactado debe cubrir la compañía, es el concepto llave que da paso a revisión del evento sucedido para comprobar si en efecto, se dan las características acordadas con anterioridad para poder hacer al beneficiario la entrega de su indemnización.

  • Indemnización

Es la cantidad de dinero asegurada, el monto estipulado del que se beneficiará el asegurado en el supuesto de que sufra un siniestro previsto en el contrato.

Los elementos anteriormente detallados, entre otros, según la compañía o el tipo de contrato, son aquellos que deben ratificar al final las garantías de seguridad que ofrece la burocracia mencionada durante todo el artículo, siendo estos, actores fundamentales en el proceso de constitución de la documentación.

Puede suceder que haya pólizas de seguro cuya compresión sea difícil debido al vocabulario o la redacción escogida. Cada titular asegurado debe tener sus cinco sentidos puesto en cada palabra escrita en ella, sobre todo en la letra pequeña, para no caer en discusiones o problemas con las otras partes contractuales.

¿Qué tipos de póliza de seguros existen y como se asocian a los seguros?

Cada seguro ofertado por las distintas compañías tiene distintos tipos de políza asociados en virtud de las intenciones que la demanda tenga a la hora de asegurar.

Como en cualquier otro contrato mercantil, las pólizas responden ante un objeto específico que se busca proteger por los intereses de cualquier índole del asegurado.

Seguro de coche

  • A terceros o seguro básico.
  • A terceros ampliada, con mayores coberturas en caso de accidente.
  • A todo riesgo.

Seguro de vida

  • De vida entera.
  • De supervivencia (el asegurado ha de vivir hasta el momento de vencimiento.)

Seguro de salud

  • De cuadro médico.
  • Con o sin copagos.
  • De hospitalización.

Seguro de accidentes

  • De cobertura básica.
  • De cobertura de accidentes de particulares.
  • De accidentes para familia.

Seguro de hogar

  • Multirriesgo.
  • De daños.
  • De amortización del préstamo.

¿Cómo saber el número de póliza del seguro?

El número de póliza es el código de cifras identificativo de nuestro seguro, conocido en el mundo asegurador como el mismísimo documento nacional de identidad de los productos contratados. En él se adjunta la documentación completa de la póliza y las condiciones tanto particulares como generales que han sido firmadas para poder consultarlas cuando se desee o si se da el caso, en la situación de querer realizar un cambio de póliza o una renegociación de las condiciones.

Los métodos de los que puede disponer el usuario para consultar el número de póliza de seguro:

  • Consultando por teléfono a un asesor comercial de la correduría de seguros o empresa de seguros contratada
  • En el área de clientes: es la manera más sencilla y rápida. Ahorras tiempo al no tener que rastrear entre una gran multitud de correos electrónicos.
  • En cualquier factura del banco emitida, ya que por defecto está domiciliada.

Trámites para cancelar una póliza de seguro

En diversas circunstancias, si por lo que sea no existe este aviso previo necesario y los asegurados dejan de pagar sin informar, la compañía de seguros seguirá con la renovación de manera forzosa ya que no dispone de ningún tipo de documento o poder que le certifique estas intenciones del clientes y dejar de ofrecerle las coberturas podría suponer un riesgo para la empresa puesto que sobre el papel no está expresado el deseo de cancelación.

El cliente podrá cancelar su póliza avisando previamente con un mes de antelación a la compañía de seguros ya que así lo rige la normativa vigente en la contratación de los seguros.

De esta forma, la manera más habitual para proceder a la baja de los servicios de un seguro es a través de una carta de cancelación de la póliza de seguro que debe contener expuestos:

  • Nombre de la aseguradora y dirección de la sede.
  • Nombre y apellidos del contratante y dirección.
  • Lugar y fecha en la que se procede a la cancelación.
  • Número de la póliza contratada.
  • Exposición de motivos de la cancelación haciendo saber que se realiza en el plazo indicado.
  • firma.
  • Referencia a la ley a la que está sujeta la cancelación de la póliza: art. 22 de la Ley 50/1980 del Contrato de Seguro.

Más
artículos